Dar un discurso en una boda es una tarea simple si la comparamos con una lectura boda civil. El tiempo, el lugar, la organización, la intimidad, el contenido, todo debe ser estudiado y tenido en cuanto para que salga a la perfección. Los nervios pueden jugar en contra, pero estructurar un texto, calcular el tiempo y leerlo en voz altas varias veces antes de que se lleve a cabo la ceremonia es una forma de estar preparado.

Hablar en público siempre genera cierto tipo de tensión, pero todo puede superarse con una buena organización que permita que todos disfruten un momento único e irrepetible. Los textos de las ceremonias civiles son más íntimos, hablan de la amistad y el amor que une a la pareja, momentos especiales y deseos. Escribe con tiempo y cuando te sientas inspirado para que puedas corregirlo si es necesario.

Tarata de usar tus propias palabras sin la ayuda de internet para hacerlo personal, si es tu estilo, puedes escribir un poema para expresarte. Si no te gusta hablar en público practica en voz alta o en presencia de alguien. La historia, la estructura y la intención del texto son más importantes que las palabras, escribe naturalmente y provocarás las mejores emociones en todos los presentes.